miércoles, 3 de diciembre de 2008

"Amodorrao, gracias por existir" (1)

Hay gente de todo tipo. Altos, bajos; guapos, feos; felices, tristes; zurdos, diestros; ... y así podría seguir de días y días. En otra ocasión. Después de todos ellos, sin ser menos, ni más, están los "amodorraos". Si, los "amodorraos".


Me explico. Por "amodorrao" se entiende todo aquel ser, que 2 o 3 horas después de sonar el despertador, se da cuenta de que está despierto. No pensemos que un "amodorrao" nace. No. Lo siento; un "amodorrao", se hace.


Es asi. Se necesitan años de duro esfuerzo y dedicación para conseguir ser un "amodorrao" de los pies a la cabeza. Los que verdadéramente merecen una mención son aquellos que comienzan desde muy pequeños. Desde los primeros años de colegio. Todos recordamos aquel compañero que llegaba tarde a clase, 10 minutos después que los demás, y con media almohada marcada en el carrillo derecho.


Podemos decir que la línea que atraviesa la cara de un "amodorrao" es su primera seña de identidad. Pero ni mucho menos es la única: conjunto de pelos levantados ligeramente en la parte posterior de la cabeza, legañas del tamaño de rosquillas (que impiden en todo momento abrir los ojos), cabezazo continuo (a modo de taladro) acompañado de un leve abrir de ojos, ........

5 comentarios:

belga_seg dijo...

jajaja Santi, no sé si debería contarlo por aquí pero... me he acordado del día que apareciste por la Redacción con toda la marca del sofá en la cara :P...!!! jajajajaja ayss que mal te lo pasaste en las fiestas de Cantalejo eh?? :P... un besito!

Lna dijo...

¡Olé!Muy chulo tu blog. Me gusta mucho. Voy a linqueármelo (verbo próximamente aceptado en la RAE, ¡arrea!).

Ayer viernes llegué a trabajar: con marcas de las sabanas atravesándome la cara, sudada de correr detrás del bus, sin café que me desperatara y con el calzado empapado porque no me dio tiempo a comprobar que, efectivamente, llovía a muerte. Mi buen humor llegó cuando vi que alguien me habia dejado una chocolatina encima de la mesa.

Besos a tutiplén y chocolateados.

Anónimo dijo...

Como se nota que lo vives en tus propias carnes......sino no sería tan fácil describir a estos amodorrados

S. Casado dijo...

Puede ser que me haya pasado alguna vez lo del sofa....no lo voy a negar...jeje.Pero en la segunda parte vereis que a los amodorraos a los que me refiero son gente preparada para ello. JEJE.
Cuando pueda, lo escribo.
Saludos a todos. SAnti

Moncho Veloso dijo...

¡Amodorrados del mundo, uníos!

Muy buen blog, tío. Te leo, y te enlazo.

Jau!